Reseña de Forbidden World: chichis, más chichis y un robo descarado a H.R. Giger


Reseña de Forbidden World: chichis, más chichis y un robo descarado a H.R. Giger

Mientras que todos piensan que el robo más descarado a Ridley Scott y su franquicia Alien es Galaxy of Terror (del productor basura Roger Corman,) el verdadero robo es Forbidden World/Mutant (hay dos cortes, el director's cut, a.k.a. Mutant, tiene un nombre que hace más lógica,) junto a Pumpkinhead (de Stan Winston, justo quien contruyera/manejara al alienígena de Alien) el "mutante" de Forbidden World es lo más parecido a la creatura que diseñara H.R. Giger.

Sin embargo, las similitudes acaban ahí, el guión de este clásico del cine de bajo presupuesto es mucho más convolutado: un cazador de recompensas es enviado a un planeta en el que unos científicos están desarrollando nuevas formas de comida, pero que, por andar de sacale punta jugando a "Dios", crearon un bicho mutante que se escabechó de mal modo a todos los otros especímenes y, todo parece indicar, le trae ganas a los humanos también.

La verdad es que, excusando los efectos de tres pesos, todos los desnudos gratuitos, sigue siendo una muy divertida mala película que, si la hubiéramos cachado en Pánico (el canal de horror de TVC networks) o SyFy, es casi obvio que nos quedaríamos pegados hasta las dos/tres de la mañana. Dicho sea de paso, se merece una mención aparte el OST de Susan Justin, mismo que será reeditado por Death Waltz Records en vinilo con descarga digital gratis. Ah, el tráiler tiene chichis, buenas conciencias absténganse.