Reseña de Mutantes: Punk Porn Feminism


Reseña de Mutantes: Punk Porn Feminism

Hay por ahí una nota escrita por un investigador mexicano que dice "no hay tal cosa como cocaína cruelty-free." El mercado del porno es similar: no hay tal cosa como pornografía comercial que no sea un pelín degradante de las mujeres y que no promueva una serie de prácticas que a) no son sanas, b) crean ideas erróneas en las mentes de todos los hombres (en su gran mayoría adolescentes recién formándose) que lo ven y c) de refilón, mal informan a muchas morras acerca de los ideales de belleza son (estos maniquís naquísimos como híbridos entre Jersey Shore y burro, o estas mujeres con pechos separados al centro por su tamaño descomunal.)

 

 

 

Aún así, hay muchos más documentales que sólo van abiertamente contra el porno y sus prácticas (9to5: Days In Porn, Rated X: A Journey Through Porn, After Porn Ends) y ninguno habla de la post-pornografía, esto es, del porno hecho por mujeres (tanto straight como gay) y del porno que va abiertamente contra el establishment. Yo debo admitir que sólo había visto una serie de cortos no tan lucidores de porno hecho por directores famosos/artistas conceptuales llamada destricted:

 


Destricted (Official Trailer, 2006) por koxtrok

 

Pero, había hecho la nota mental de ver Mutantes: Punk Porn Feminism. Sólo que se me perdió. Por suerte, el otro día mientras estaba tonteando en Netflix, reapareció entre mis sugerencias. No les voy a adelantar mucho, creo que vale la pena verla porque es una visión (tal vez la única) acerca del otro lado del porno: desde la colectiva barcelonesa Girls Who Like Porn, pasando por cualquier cantidad de artistas pro-porno, prostitutas que decidieron conscientemente serlo y que no se sienten explotadas, artistas, directores, actrices y demás que, una vez más, saben de qué van y tienen más claras las cosas que una Sasha Grey quien, a mí parecer, quizo dar el salto de actriz de porno a actriz y músico sin lograrlo del todo, tal vez porque no tenía tan bien planteada su propuesta y misma que terminó por regresar al porno mainstream. En fin, acá abajo el tráiler, buenas conciencias absténganse porque el documental es MUY gráfico y aquellos cochinos como yo a quienes ver puchitas y pititos no les moleste, pueden verlo en el Netflix gringo.