Top 6: ¡Porque soy tu madre!


Top 6: ¡Porque soy tu madre!

Hoy se conmemora en varios países del mundo a la figura maternal, quien se supone que es, en el sentido más estricto e idealista, la mujer que vela por el bienestar de sus hijos y familia.

Hay que decirlo: el papel de madre no es apto para todas.

Castradoras, manipuladoras, asesinas, esquizofrénicas, drogadictas o… trasvestidas, todas ellas argumentan ante un acto en el que no tienen la razón: “porque soy tu madre”. Y ante eso, no hay nada qué hacer.

Annie Girardot en “La Pianista” (2001, Michael Haneke)

La gran chantajista, depende de su hija Erika (Isabelle Huppert) para subsistir física y emocionalmente. La castiga con el desprecio de sus acciones, la sofoca con los reproches de dejarla sola en las noches y encuentra inaudita la vanidad de Érika cuando ésta se compra ropa nueva. Su ventaja es que Erika la odia, la ama y siempre buscará su aprobación, pese a todo.

Está claro, ella es la autoridad.

 

Jessica Lange en “Secreto de sangre” (1998, Jonathan Darby)

Martha Baring es la típica suegra de pesadilla: encantadora frente a su hijo Jackson (Johnathon Schaech), fría cuando está a solas con su nuera Helen (Gwyneth Paltrow). No solo inventa pretextos para tener momentos a solas con su hijo, es especialista en las intrigas, la manipulación y lo más importante: sabe mucho sobre venenos.

Una señora de cuidado.


 

Michelle Pfeiffer en “Déjame vivir” (2002, Peter Kosminsky)

Ingrid es una reconocida fotógrafa que solo vive para su hija Astrid (Alison Lohman). Ambas llevan una relación armoniosa hasta que un día, Ingrid asesina a su novio. La relación de ambas se deteriora con las visitas a la cárcel, pues Ingrid no quiere otro futuro para Astrid en el que no aspire a ser como ella: su madre, la perfección.

 

Anette Being en “Recortes de mi vida” (2006, Ryan Murphy)

Poetisa con ansias de fama pero sin trabajo publicado, Deirdre Burroughs se encarga de separar a su familia con la inestabilidad que la gobierna.  Con los años, termina enviando a su hijo adolescente Augusten  (Joseph Cross) a vivir con la familia de su psiquiatra, a experimentar con los amores de Safo y a recaer en los viejos comportamientos autodestructivos.


 

Ellen Burstyn en “Réquiem por un sueño” (2000, Darren Aronofsky)

Un día, la sra. Goldfarb recibe una invitación para concursar en su programa de televisión favorito y entre la viudez y el abandono de su hijo, convierte a este acontecimiento en una obsesión.

Un vestido rojo, una dieta insufrible y unas pastillas de dudosa procedencia son suficientes para convertirla en la loca del vecindario.


 

Nathan Lane en “La jaula de las locas” (1996, Mike Nichols)

Albert nació atrapado en el cuerpo equivocado. Cuando Val (Dan Futterman), el hijo de su pareja Armand (Robin Williams), les pide que finjan ser un matrimonio tradicional para presentarlos con los conservadores padres de su novia, Albert no puede evitar ser sobreprotectora, exagerada y aborchonante.

Cuando los hijos niegan a sus padres.